MAL HUMOR

gato-enojado-mojado-ba_C3_B1o.jpg

¡Qué nadie me joda!

Mis niveles hormonales están a tope. Tengo una cólera encendida que mantiene sonrojadas mis mejillas, amoratadas.

Parece que no me escuchan, ¿su objetivo es fregarme?

Quiero un momento de silencio, ¡mentira! Milenios de silencio! Sus molestas vibraciones acuchillan mis tímpanos.

No me interesa ni la anemia imaginaria de la abuela, ni el bautizo retrasado de mi hijo.

¡Apesto!

Me quiero bañar y la bomba se quema. Mi país es una mierda, en otros lugares han olvidado las herramientas rudimentarias del tercer mundo, de los pobres en concreto. Aprietan un simple botón y cae el agua y con sensores de voz nivelan la temperatura.

Yo, con toda mi rabia, como asno de granero, acarreo cubetas del pozo al baño, la caliento con una resistencia y cuido que nadie meta la mano. ¿Y si la meto yo? ¡Capaz y me ahorro el peinado o desaparezco de una vez! ¡Puta muerte mediocre! ¿así sin gracia? ¡noooooo!

Y mientras espero que el agua caliente voy a mi computadora.

Tamborileo los dedos mientras se enciende… van dos, van tres, van cuatro veces que se reinicia ¡y esta porquería sirve más de freidora que de ordenador!

Es un cuadro verme gritar al monitor e insultando a un CPU que vomita virus porque no cargue la última actualización del NOD.

Llaman a la puerta… reconozco quién es pero no tengo ánimo de sonreír:

-¡No! mi marido no está ¡venga mañana!- cierro la puerta y apago la luz. El carro se va.

Una calentura me corroe en medio de las piernas…y mi hombre tan lejos!

Ausencia y deseo provoca desesperación en la gente común. Yo, soy neurótica y me da un mal humor que inflama las cenas, calienta mi sexo y de mis encías levantadas se alistan blasfemias e insultos salvajes.

Insisto.

¡Qué nadie me hable!

Mis pechos se inflaman y frente al espejo maldigo la distancia que me separa de mi hombre porque necesito enfermizamente que me bese…que los bese.

Es que el mal humos se me va al pubis y como perra en celo aúllo en la soledad arrastrándome por el suelo.

El baño me regalará frescura, necesito relajarme…

Ahhh! ¡¿Y el agua?!

¡Está lista para pelar un pollo!

¡No hay agua fría más que en el pozo!

Tendré que salir por ella...

Afuera, el huracán que no para me llena las patas de lodo.

Empapada, en medio del patio, con la cubeta vieja en la mano, miro al cielo que relampaguea y resignada de mi estado grito:

-¡Qué no tarde! ¡por puta piedad! ¡qué ya no tardeeee!

 

ARAGON

090820102115

|

Comentarios

A veces pienso que todo se confabula para joder. Salgo a la calle y no falta aquel que llene el vaso llegan en el momento indicado, como citados a sacarte de los falsos cabales.

Bienvenido seas, despierta el dragón, todo se nubla, vuelvo en sí y que veo, a aquel tirado en el suelo con la cara desfigurada, mis puños sangran en honor a la furia.

Vamos al siguiente caso, se escucha en el estrado, voy convertido en hierro, si soy culpable y me da igual estar preso o estar preso.

Responder

 

Hola Aragón,
Me encanto mucho tu historia, me gusto tanto que la leí dos veces, y las dos veces, no pude dejar de reírme cuando leí 
“Ahhh! ¡¿Y el agua?!
¡Está lista para pelar un pollo!”
me trajo recuerdos de mi infancia, cuando solía ayudar a desplumar pollos después de haberles dado un baño caliente. 
Disfrute mucho tu historia.  Saludos,  Gloria.

Hola Aragón,

Me encanto mucho tu historia, me gusto tanto que la leí dos veces, y las dos veces, no pude dejar de reírme cuando leí 

“Ahhh! ¡¿Y el agua?!

¡Está lista para pelar un pollo!”

me trajo recuerdos de mi infancia, cuando solía ayudar a desplumar pollos después de haberles dado un baño caliente.     Disfrute mucho tu historia.  

Saludos,  Gloria.

 

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar